Frenos De Tambor. Cómo Funcionan, Partes, Tipos

Los frenos de tambor son una de las formas más eficaces de detener un coche utilizados mucho antes que los sistemas de frenos de disco. Estos frenos se utilizaban comúnmente en las cuatro ruedas de los vehículos antiguos.

Y aunque en la actualidad han ido en franco desuso para dar paso a los frenos de disco, muchas marcas prefieren sus ventajas y características para utilizarlos en las ruedas traseras de los coches.

Por ello, verás muchos coches con frenos de disco en las ruedas delanteras, y frenos de tambor en las ruedas traseras. Conozcamos un poco más de los frenos de tambor, cómo funcionan, los tipos, sus partes y lo que debes tener presente a la hora de sustituirlos.

Frenos de tambor
Frenos de tambor

¿Qué Son Los Frenos De Tambor?

Los frenos de tambor es un sistema que se basa en la fricción mecánica para detener el coche. Consiste en un cuenco metálico giratorio conocido como tambor, en el que internamente se accionan unos elementos recubiertos de una pasta especial que se adhieren a él para detenerlo.

Estos elementos recubiertos son conocidos como zapatas de freno y se accionan por medio del sistema hidráulico principal de los frenos (desde el pedal) o por medio de guayas metálicas (desde la palanca del freno de mano).

El cuenco está unido físicamente a la rueda, girando con ella cuando el coche está en movimiento. Al activarse las zapatas por medio del pedal del freno, estas se adhieren con fuerza al tambor para detenerlo, deteniendo el coche.

Como ya lo mencionamos, este sistema era muy utilizado, paro actualmente solo lo verás en las ruedas traseras de algunos modelos de coches. Podemos ver una comparación entre el freno de tambor y el freno de disco, aquí.

Cómo Funcionan Los Frenos De Tambor

Los frenos de tambor funcionan aplicando fricción, lo que ralentiza la rotación del tambor. Esto frena las ruedas para que el coche pueda detenerse. Cuando pisas el pedal de freno de tu coche, este empuja el brazo del pedal de freno hacia el cilindro maestro, que es un cilindro lleno de líquido de frenos.

Cuando el líquido entra en el bombín de freno, empuja las zapatas contra el interior del tambor. Esta fricción ralentiza la rotación del tambor, lo que frena las ruedas y finalmente las detiene por completo.

Este simple principio fue capaz de frenar coches de forma eficaz hasta la década de los 50, cuando se comenzó a emplear el sistema de frenos de disco en serie y de forma sostenida por su mayor eficiencia. Los coches eran más potentes y rápidos y se necesitaba un sistema de frenado que lograra detenerlos de forma competente.

En la actualidad es usado en las ruedas traseras de muchos modelos y marcas.

Partes Del Freno De Tambor

Al tener al frente un sistema de frenos de tambor, notarás que está conformado por muchas piezas. Sin embargo, destacan estas como principales:

  1. El tambor.
  2. Las zapatas.
  3. Los forros de zapatas.
  4. El bombín.
  5. Los resortes de retracción.
  6. La placa base.
Frenos de tambor
Partes del freno de tambor

1. El tambor

El tambor es el cuenco metálico que recibe a la zapata y sufre de la fricción para detenerse. Está construido por lo general de hierro fundido gris con tratamientos térmicos especiales que le permiten soportar las altas temperaturas y la fricción generada en el proceso de frenado.

Es un elemento un tanto pesado que está unido al eje de transmisión y a la rueda del coche, girando con ella cuando está en movimiento. Todos los demás componentes del freno se encuentran en la placa principal, que está fija al soporte del chasis.

2. Las zapatas

Las zapatas son dos chapas metálicas en forma de arco, que se encuentran forradas de un material de desgaste altamente resistente a la fricción y a la temperatura. Al moverse por la acción del bombín, estas zapatas se pegan a la parte interna del tambor, deteniéndolo.

Están fabricadas de hierro aleado muy resistente al esfuerzo y temperatura. También puedes encontrar zapatas fabricadas en aleación de aluminio, aprovechando su alta resistencia y ligereza.

3. Los forros

Los forros son el material de desgaste que está adherido a la zapata. En sus inicios se utilizaba asbesto por su resistencia térmica, pero ya este material está fuera del mercado. Actualmente, los forros están conformados por una mezcla de amianto, caucho, fibras de carbono, trazas de bronce, resinas sintéticas, entre otros.

Los forros se encuentran fijados a las zapatas por medio de remaches, tornillos o pegamento especial. Hasta hace poco se estilaba cambiar los forros cuando estaban muy desgastados, pero en la actualidad se realiza el cambio completo de zapata.

4. El bombín

Conectado hidráulicamente al sistema principal de frenos de tu coche, el bombín es el cilindro hidráulico que mueve las zapatas y las aprisiona contra el tambor para frenarlo.

Se activa al recibir la presión hidráulica del sistema originada cuando pisas el pedal. Como cualquier otro cilindro hidráulico, está compuesto de pistón, cilindro, sellos y gomas que lo protegen del polvo.

También te puede interesar:

Los Frenos De Disco. Cómo Funcionan, Partes y Mantenimiento

5. Los resortes de retracción

También llamados resortes de posición, estos se encargan de recuperar la posición inicial de la zapata, luego de haber sido movida por el bombín. Al momento de soltar el pedal de freno, la acción hidráulica deja de hacer efecto sobre las zapatas, entrando en acción estos resortes para llevarla a su posición de reposo.

Algunos sistemas pueden tener uno o varios pares de estos resortes, dependiendo del tamaño de la zapata y del tambor en sí.

6. La placa base o plato portazapatas

La placa base es donde está montado todo el conjunto del freno. Se encuentra fija al soporte, que a su vez está montado en el chasis del vehículo.

Tipos De Frenos De Tambor

Existen diferentes configuraciones del montaje de las piezas del sistema de tambor, otorgando características de frenado distintas.

1. Freno de tambor de zapatas simples (Sistema simplex)

Este es el diseño de freno de tambor más común, y se utilizó en muchos coches de los años 50. Consta de un solo cilindro o bombín, que tiene dos pistones de accionamiento, uno a cada lado.

Cada pistón acciona un extremo de la zapata, mientras que el otro extremo de la zapata se encuentra fijado a un punto pivotante de la placa base. La carrera de ambos pistones no es muy larga, apenas unos milímetros, suficiente para que las zapatas toquen el tambor y lo frenen.

Este diseño es muy sencillo y eficiente para coches con poca carga y potencia. Entre sus desventajas, podemos nombrar el hecho de que las zapatas se desgastan de forma desigual.

2. Freno de tambor de zapatas dobles (Sistema duplex)

Este sistema es muy parecido al de zapatas simples, con la diferencia de que tiene dos cilindros de acción, cada uno con un solo pistón. Están colocados en ubicaciones opuestas, uno para cada zapata.

Las zapatas están colocadas en la misma posición, con un extremo conectado al pistón y el otro extremo pivotando en la placa base.

La ventaja de este sistema es que las cargas de frenado están mejor distribuidas en el sistema, con zonas críticas a ambos lados de la línea media. Además, al tener dos pistones, se puede realizar la misma frenada con menos esfuerzo en el pedal.

La desventaja sigue siendo la misma, el forro de la zapata se desgasta de forma desigual

3. Freno de tambor de zapatas gemelas (Sistema twinplex)

Una combinación de los dos sistemas anteriores, con dos cilindros de acción, cada uno con dos pistones. Así, la zapata tiene dos puntos conectados a los pistones, uno a cada extremo.

Este sistema no tiene punto pivotante ya que lo reemplaza por puntos flotantes. Así la zapata se mueve en todo su conjunto, mejorando notablemente el contacto con el tambor y haciendo un desgaste mucho más parejo.

Además, este sistema es mucho más eficiente por repartir las zonas críticas de frenado en casi todo el tambor.

Consejos Para El Mantenimiento De Los Frenos De Tambor

Generalmente los frenos de tambor se encuentran en las ruedas traseras de los coches y son los responsables de apenas el 30 % de la frenada total. Por ello, estos frenos no sufren tanto desgaste como sus pares de disco.

Sin embargo, debes inspeccionarlos de forma frecuente para ver si necesitan ser sustituidos o reparados. Busca manchas de óxido en el interior del tambor y comprueba el estado de los pistones, las zapatas y sus forros.

También te puede interesar:

Sistema De Frenos De Aire. Cómo Funciona, Partes, Ventajas

Hay muchas marcas diferentes de frenos de tambor, y cada marca tiene sus propios pros y contras. Algunas marcas son conocidas por su excelente calidad, mientras que otras son más conocidas por ser asequibles.

Lo importante es que al comprar alguna de estas refacciones, tomes en cuenta el número de parte original para tu coche y compres exactamente el que necesitas.

Pensamientos Finales

Los frenos de tambor siguen siendo un método eficaz para detener tu coche. Por lo general no se utilizan en las ruedas delanteras de los coches modernos porque tienden a ser menos eficientes que los sistemas de frenos de disco.

Sin embargo, son muy comunes en las ruedas traseras de muchos modelos y marcas. Conocer su funcionamiento y realizar inspecciones periódicas te ayudarán a detectar posibles fallas y desgaste, para que puedas realizar la reparación adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio